HOY ES UN DIA PARA DISFRUTAR

¡Qué maravilloso amanecer! Tengo tantas cosas en mi agenda de trabajo, debo realizar algunas tareas desagradables, el jefe me ha citado a su oficina después de almuerzo, y parece que no es para aumentarme el salario. En fin parece que tendré cosas adversas, ¡pero este es un día maravilloso! Es un día para disfrutar.

Cuando leemos las palabras de David en este salmo, vemos la Actitud que él asumía con relación al día de Hoy, él se refiere a ese día como un día en el que tiene la oportunidad de regocijarse, de alabar y bendecir a Dios aunque en su fuero interno no lo sintiera. Esto es muy importante porque muchas personas inician su día con una actitud negativa y declaran derrota desde el amanecer hasta el anochecer. Las líneas con las que inicio este pensamiento, debería ser un pequeño ejemplo a seguir de los que creemos en Jesús como nuestro Señor, pues HOY (cada día) es el día que ha hecho Jehová, y por más complicadas que se vean las circunstancias, no hay circunstancias que Él no las pueda vencer. Entonces podemos entender que debemos regocijarnos, alabar y bendecir a Dios, ya sea que tengamos ganas o no, aun en los momentos más difíciles, y esas alabanzas llevarán bendiciones a Dios y nosotros seremos bendecidos.

Aunque le parezca raro, HOY es el único tiempo que tenemos usted y yo. Es demasiado tarde para ayer, y ya no podemos depender del mañana. Por esa razón el día de Hoy es muy importante. ¿Cuál es su actitud con respecto al día de mañana? ¿Qué espera que traiga? ¿Piensa que las cosas mejorarán o empeorarán?

Por favor ocupe un par de minutos para responder a las siguientes preguntas, pero relaciónelas con las expectativas que usted tiene para los próximos tres años.

  1. ¿Espera que sus ingresos familiares permanezcan, aumenten, o disminuyan?
  2. ¿Espera tener más oportunidades, o menos oportunidades?
  3. ¿Espera que su relación con su conyugue, hijos, hermanos, amigos, mejore o empeore?
  4. ¿Espera que su fe sea más fuerte o más débil?
  5. ¿Espera bajar o subir de peso?

Si usted es como la mayoría de personas, entonces usted espera que los días que tiene por delante sean mejores. Le pregunto: ¿Por qué piensa que serán mejores? Confió en que su expectativa esté fundamentada más que en simple idea vaga. Algunas personas solo suponen, o desean que el mañana sea mejor, pero no tienen una estrategia para hacerlo mejor, y estas personas tienen una mentalidad de lotería acerca de sus días y su vida.

Miles y miles de personas han fracasado en vivir para el HOY, se han pasado la vida dirigiéndose al futuro. Lo que han tenido en sus manos HOY, lo han perdido totalmente debido a que solamente les llamo la atención el futuro. Antes que se dieran cuenta, el futuro se les convirtió en pasado. Esperar un futuro mejor, sin invertir en HOY es como un agricultor que espera una gran cosecha sin sembrar ni una semilla. HOY es el único tiempo que tenemos en nuestras manos, pero muchas personas lo dejan escapar por entre sus dedos. No reconocen el valor del HOY.

El rey David si reconoció el valor del HOY, por eso dijo: “Este es el día que hizo el Señor, me gozaré y me alegraré”. Salmo 118:24.

HOY, este momento, Ahora es el regalo de Dios para mí y es todo lo que tengo. Por lo tanto lo disfruto, lo gozo. El mañana no ha llegado aún. Las diversas circunstancias adversas de HOY, son una bendición para ver la mano de Dios siempre a mi favor. ¡HOY que maravilloso!

Categories: Blog Pastoral